¿Por qué es importante contar con un sistema de seguridad pasiva en Barcelona?

Una gran ciudad como Barcelona, siempre es proclive a un mayor riesgo de padecer incendios. De ahí la importancia de contar con tecnología de alta gama para evitarlos, como un sistema de seguridad pasiva.

¿Por qué instalar un sistema cortafuego?

Un sistema cortafuego pasivo está preparado para soportar altas temperaturas. De este modo, es posible evitar que las llamas del incendio se extiendan a otros lugares de la edificación, gracias a que estas puertas se encuentran herméticamente selladas e impide que el humo se introduzca por los huecos. Aunque la principal ventaja de este sistema es evitar la propagación del incendio, incorpora muchas otras, como las siguientes:

  • Ahorro económico en seguros contra incendios u otros sistemas de seguridad menos eficaces en su labor de prevención.
  • Se puede adaptar a cualquier acabado o estilo de construcción, tanto en las medidas como en el diseño cromático. Lo mismo ocurre con los materiales, entre los que figuran la madera, el vidrio o el metal. Puede servir para pequeños pisos o viviendas de dimensiones estándar, pero también para cualquier superficie grande, como puede ser un supermercado, una factoría, un hospital, un hotel, un centro de salud, un colegio o cualquier otro lugar que necesite incrementar su defensa contra el fuego.

¿Qué modalidades de sistema cortafuego existen?

Una vez vistas las ventajas de estos sistemas, conviene repasar sus diferentes formatos de presentación. Los más destacados son:

  • Puerta batiente de una o dos hojas. Se compone de pladur, lana o roca. Sobresale porque se cierra con rapidez al detectar que un incendio está fuera de control.
  • Registro cortafuegos. Consiste en pequeñas puertas instaladas en lugares donde pueda tener lugar cualquier clase de cortocircuito. Provoca que las chispas resultantes no se extiendan.
  • Cortafuegos de guillotina. Muy recomendable para inmuebles reducidos, que obliguen a un máximo aprovechamiento del espacio disponible. Se cierra de manera vertical, lo que da la oportunidad de ocupar los espacios laterales y posibilitar que el sistema siempre se encuentre abierto, preparado para cerrarse al detectar llamas repentinas.
  • Cortafuegos corredera. Puede deslizarse de un lado a otro gracias a la guía que lleva instalada. Esta característica lo convierte en ideal para espacios extensos, como los de una fábrica o una nave industrial.
  • Cortafuegos seccionales. Tienen la ventaja de que se pueden colocar en distintas zonas de un mismo lugar, para que el fuego quede reducido al foco de origen.
  • Batientes peatonales. Estos portones facilitan la sectorización de cualquier edificación, pues, cuando se hayan cerrado, evitan el avance de las llamas.

Nuestra empresa ofrece al cliente homologados sistemas de seguridad pasiva en Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona. Empleamos materiales de calidad y orientamos para una instalación adecuada. Nuestra experiencia es garantía de protección y seguridad. ¿Hablamos?

Sin comentarios

Añadir un comentario